Beatriz Ramón y su hermano menor Óscar escucharon el fortísimo choque y vieron como se cortaron las luces mientras salía de una tienda en el sureste de la Ciudad de México justo antes de las 10:30 p.m. el lunes, precisamente enfrente de la línea del metro.

Pensaron que un transformador había explotado.

Pero cuando la electricidad regresó minutos después, Ramón vio humo blanco saliendo del metro y dos vagones naranjas colapsados en forma de V entre el paso elevado que se había partido en dos.

El metro había chocado contra una avenida de abajo, provocando la muerte de 25 personas. Fue el accidente más letal de la capital en décadas.

La dentista de 30 años y su hermano se apresuraron a la escena a ofrecer su ayuda mientras intentaban mantener su distancia en caso de que un sobrepaso colapsara. El normalmente activo paso en el barrio de clase trabajadores estaba silencioso.

“Pensé que escucharía gritos de las personas dentro, pero fue lo opuesto, había silencio”, dijo Ramón.

Entérate: 

¿Google Maps censuró fotos de daños en zona de Línea 12 donde ocurrió colapso del metro?

Colapso de metro en Ciudad de México, una tragedia prevenible

Peatones colocaron escaleras sobre las pilas de escombros, y Ramón vio a un hombre emerger de uno de los vagones.

El hombre brincó y cayó sobre los escombros, desorientado. Otras dos pesonas siguieron, incluyendo a un hombre en sus veinte que parecía estar en shock, cubierto de sangre y quejándose de que le dolía el torso. Ramón no encontró ninguna herida, y se percató que la sangre le pertenecía a otra persona.

Un cuarto sobreviviente fue un hombre que había perdido una mano y estaba sangrando gravemente.

La magnitud del desastre comenzó a darse por hecho mientras Ramón veía a unas 20 víctimas siendo sacadas en camillas.

Desde la inauguración de la línea 12 del metro en el 2012, Ramón dijo que veía a la línea como una bendición para ayudar a su comunidad a alcanzar escuelas, trabajos y familia de partes lejanas a la alcaldía de Tláhuac. Y mientras algunas personas estaban preocupadas sobre que el paso elevado colapsaría bajo el peso del pesado tren, Ramon trató de persuadir a los escépticos de que la vía, construida por ingenieros con experiencia, no caería.

Ve también:

Autoridades prohíben prensa en sepelios de víctimas del metro; familiares denuncian censura

Conmoción en México por desplome de metro; ya van 24 muertos

- Advertisement -