Alrededor de cientos de miles de niñas de la Montaña de Guerrero podrían haber sido vendidas para matrimonio en años actuales; sin embargo, el exacto número de menores no está disponible debido a que no se tiene registro por la ilegalidad.

Un reportaje del diario mexicano Reforma informó que personas pagan por ellas desde 40,000 a 200,000 pesos (2,000 – 10,003 dólares), dependiendo de su edad apariencia física y hasta virginidad.

Martha Givaudan, presidente de la organización no gubernamental Yo quiero Yo puedo, dijo que “hay cifras que indican que 300,000 niñas han sido vendidas para matrimonio, pero no sabemos en qué temporalidad, no se tienen datos porque no se registran, además tampoco hay cifras de un Registro Civil que digan qué edad tenían, porque además no sería legal casar a una niña de 12 años”, según Reforma.

Yo quiero Yo puedo tiene el proyecto “Ayúdalas a no llegar al altar” para “promover la equidad de género y proteger los derechos humanos en la Montaña de Guerrero, con base en un modelo probado para terminar con el matrimonio infantil forzado y la venta de mujeres y niñas en estas comunidades”.

Municipio Metlatónoc, segundo más pobre del país

Actualmente, la organización no gubernamental se enfoca en el municipio Metlatónoc, ubicado al sureste de Guerrero, al sureste de México. Este municipio está clasificado como el segundo más pobre del país.

Esta fue la primera zona visitada en el 2006 por el entonces candidato a la presidencia (y ahora presidente) Andrés Manuel López Obrador. En aquel año era el municipio más pobre del país.

Uno de los proyectos de Yo quiero Yo puedo busca empoderar a las niñas de la zona, ya que indica que muchas mujeres del municipio creen que su valor yace en si alguien las compra o no, y que llegan a decir: “si a mí nadie me ve o nadie me compra es que yo no valgo”.

“Hay que trabajar con las niñas y se tiene que hacer desde pequeñas, decirles que esto no es así, que tienen derechos, que no son animales, que no las pueden vender y que no es: si alguien te compra es porque eres un producto valioso”.

En su página, Yo quiero Yo puedo señala que el matrimonio forzado forma parte de los usos y costumbres y está enlazado con situaciones de pobreza y marginación.

Logros de Yo quiero Yo puedo en Guerrero

Entre los logros de la organización, se cuenta que cuatro comunidades en la región de Metlatónoc Yuvinani, Valle de Durazno, San Juan Puerto Montaña y La Juquila — ya firmaron un Acta de Acuerdos para prohibir la venta de niñas en matrimonio.

En relación a los acuerdos para prohibir los matrimonios forzados, Givaudan dijo que “ellos firman las actas, se va cambiando la norma, pero debe ser en todas las comunidades, porque si en una no se venden niñas pero en la otra sí, no será posible terminar con esto de manera radical con este problema”.

Ve también:

Niños con armas: Postales de un México olvidado

Ciudad de México: Aumentan a 26 los muertos en el metro

Migrantes expulsados por EEUU saturan campamento en México

- Advertisement -