Los tiburones utilizan el campo magnético de la Tierra como una especie de GPS natural para viajar por los océanos del mundo, descubrieron científicos.

Experimentos en laboratorios marinos confirmaron algo que los investigadores ya especulaban y que se ha observado también en otros animales marinos como las tortugas.

El estudio publicado este mes en la revista Current Biology también revela por qué los tiburones pueden atravesar mares y encontrar el camino de regreso para alimentarse, reproducirse y dar a luz, dijo el especialista en políticas marinas Bryan Keller, uno de los autores del estudio.

“Sabemos que los tiburones pueden responder a los campos magnéticos”, dijo Keller. “No sabíamos que los detectaban para usarlos como ayuda en la navegación… hay tiburones que pueden viajar 20.000 kilómetros (12.427 millas) y llegan al mismo lugar”.

Este tema ha intrigado a los investigadores durante años.

En busca de respuestas, científicos de la Universidad Estatal de Florida decidieron estudiar al tiburón cabeza de pala, una especie pequeña de tiburón martillo que vive en ambas costas estadounidenses y regresa a los mismos estuarios todos los años.

Los investigadores expusieron 20 cabezas de pala a condiciones magnéticas que simulaban ubicaciones a cientos de kilómetros de donde fueron capturados frente a Florida. Los científicos descubrieron que los tiburones comenzaron a nadar hacia el norte cuando las señales magnéticas les hicieron pensar que estaban al sur de donde deberían estar.

Ese hallazgo es convincente, dijo Robert Hueter, científico emérito del Mote Marine Laboratory & Aquarium, que no participó en el estudio.

Keller dijo que el estudio podría ayudar a conocer más sobre la gestión de especies de tiburones, que están en declive. Un estudio de este año encontró que la abundancia mundial de tiburones y rayas oceánicas cayó más del 70% entre 1970 y 2018.

Los investigadores dicen que la dependencia del tiburón cabeza de pala ante el campo magnético de la Tierra probablemente la comparten otras especies de tiburones, como los blancos, que recorren enormes distancias en el mar. Keller dijo que es muy poco probable que los cabeza de pala evolucionen con una sensibilidad magnética y otros tiburones viajeros no.

- Advertisement -