domingo, octubre 24, 2021

Voceros, una profesión que lucha por permanecer

Voceros, una profesión que lucha por permanecer

A pesar de los años, esta profesión no pierde su esencia: Voceros, una profesión que lucha por permanecer. Ellos son los primeros en iniciar la mañana llevando las noticias escritas de nuestra ciudad.

De madrugada, la ciudad empieza a tomar su ritmo, los pasos apresurados de los voceadores en el centro capitalino.

Los diablos que acarrean pintan historias. Empezamos a ver todo el movimiento. “Yo soy chofer, nosotros ponemos todo el periódico para la ruta para los puestos de periódico. Tenemos que ir poniendo todo el periódico para nada más amarrarlo y llevarlo a los puestos”, cuenta. 

“Diario varía. Los lunes es cuando sale más”. Los primeros en llegar, además de los choferes son los cajeros, quienes registran, hasta de memoria, pedidos de esos rostros conocidos que vuelven cada mañana para abastecerse.

“La mayor parte de nuestra población es longeva. Lo que estamos tratando de hacer es que los jóvenes se empiecen a involucrar en los negocios de los papás”, narra.

Son cerca de seis mil 500 personas en la Ciudad de México vinculadas a esta actividad que representa la postal melancólica del siglo pasado, pero también son un retrato del presente que aún construyen día con día.

Hay compañeros que llegan a las 4:30 am, hay compañeros que llegan a las 5:30 am, hay compañeros que llegan a las 6:30 am, vienen por oleadas”, cuenta uno de los trabajadores.

Viene la cadena de distribución, se dividen despachadores, expendedores y voceadores: “Empecé desde el (año) 57, con el periódico de Tlalnepantla, pero hoy ha bajado más del 50 por ciento”, cuenta uno de los representantes del oficio. 

En este expendio de Bucareli vemos como, ajetreados, los ayudantes organizan la entrega de sus periódicos.

Cada mañana, los voceadores hacen fila de mesa en mesa, ventanilla por ventanilla, para armar el pedido que varía según el día de la semana.

“Estoy desde el (año) 85 cuando mis papás empezaron”, dice María de los Ángeles, quien tiene puesto en La Villa, abre a las 6 (am) y a eso de las dos de la tarde finiquita la jornada que le permitió darle estudio a dos hijas: “Aquí me voy a la vuelta y luego el metro, (vendo) como 40 periódicos más o menos.

El oficio cumple 98 años aquí en la capital Pero ha cambiado para subsistir y así, de la madrugada se pasa el día en el puesto de María del Carmen y su esposo, que llevan medio siglo en esta calle, en este puesto, en este oficio, viendo la vida y sus relatos pasar.

Más de Hechos AM

Descarga aquí >> AZTECA MÁS y disfruta gratis tus programas preferidos

Azteca Más
- Advertisment -

Lo Último

Conéctate

1,141,948FansMe gusta
35,298SeguidoresSeguir
1,270,000SuscriptoresSuscribirte
- Advertisment -
Azteca America