lunes, enero 24, 2022

Cómo la Navidad se convirtió en una tradición estadounidense con Santa Claus, árbol y regalos

Escrito para The Conversation por Thomas Adam, de la Universidad de ArkansasTraducido por Diego Torres Rodríguez.

Cada temporada, la celebración de Navidad tiene a los líderes y conservadores haciendo quejas sobre la comercialización de la festividad y la disminución del sentimiento cristiano. Muchas personas parecen creer que antes hubo una manera para celebrar el nacimiento de Cristo en una forma más espiritual.

Tales percepciones sobre las celebraciones de Navidad tienen, sin embargo, poco fundamento en la historia. Como profesor de historia global y transnacional, he estudiado el surgimiento de las celebraciones de Navidad en pueblos alemanes alrededor de 1800 y la propagación mundial de este ritual festivo.

Mientras que los europeos participaban en servicios eclesiales y ceremonias religiosas para celebrar el nacimiento de Jesús por siglos, no conmemoraban la festividad como lo hacemos hoy. Los árboles de Navidad y dar regalos el 24 de diciembre en Alemania no se propagó a otras culturas europeas cristianas hasta el fin del siglo XVIII y no llegó a Norte América hasta la década de 1830.

Charles Haswell, ingeniero y cronista de la vida diaria de la Ciudad de Nueva York, escribió en sus Reminiscences of an Octoganarian que en la década de 1830 las familias alemanas que vivían en Brooklyn decoraban los árboles de Navidad con luces y ornamentos. Haswell tenía tanta curiosidad sobre esta nueva tradición que fue a Brooklyn en una noche tormentosa solo para ver estos árboles a través de ventanas de casas privadas.

Los primeros árboles de Navidad en Alemania

Fue hasta finales de la década de 1790 cuando la nueva tradición de poner un árbol de Navidad decorado con velas de ceras y ornamentos e intercambiar regalos emergió en Alemania. Esta nueva práctica festiva era completamente fuera e independiente de las prácticas religiosas cristianas.

La idea de poner velas de cera en un árbol siempre verde fue inspirada por la tradición pagana de celebrar el solsticio de invierno con fogatas el 21 de diciembre. Estas fogatas puestas en el día más oscuro del año tenían la intención de atraer al sol y mostrarle el camino a casa. El árbol de Navidad encendido era esencialmente una versión domesticada de estas fogatas.

El poeta inglés Samuel Taylor Coleridge dio la primera descripción de un árbol de Navidad decorado en una casa alemana cuando reportó en 1799 haber visto tal árbol en una casa privada en Ratzeburg en el noroeste de Alemania. En 1816, el poeta alemán E.T.A. Hoffmann publicó su célebre historia Nutcracker and Mouse King (El cascanueces y el rey Ratón). Esta historia contiene la primera mención literaria de un árbol de Navidad decorado con manzanas, dulces y luces.

Desde el inicio, se espera que todos los miembros de la familia, incluido los niños, participen en el intercambio de regalos. Los regalos no eran traídos por una figura mística, sino que eran abiertos entre la familia, simbolizando la cultura de la nueva clase media.

El artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

Ve también:

- Advertisment -

Conéctate

1,141,948FansMe gusta
35,305SeguidoresSeguir
1,270,000SuscriptoresSuscribirte
- Advertisment -
Azteca America