A un año de Gobierno de Biden, indocumentados siguen esperando reforma migratoria prometida

El presidente estadounidense Joe Biden habla de las vacunaciones contra el COVID-19 tras visitar un sitio de construcción pata un centro de datos de Microsoft en Elk Grove Village, Illinois, el 7 de octubre del 2021. (AP Foto/Susan Walsh)

Después de un año del inicio del Gobierno del presidente Joe Biden, millones de inmigrantes indocumentados continúan esperando ver cumplir las promesas de campaña de una reforma migratoria del mandatario.

En lugar de conseguir que el Partido Demócrata incluya la reforma migratoria en su agenda política de gasto social Build Back Better (Reconstruir mejor), su Gobierno ha fracasado en eliminar la política trumpista de «Quédate en México», y además continúa defendiendo actualmente la medida antiinmigratoria, disfrazada de salud, Título 42.

Estas políticas han sido causantes de poner en riesgo a miles de migrantes en peligrosas ciudades fronterizas en México, donde son víctimas de pobreza y violencia de carteles del narcotráfico.

Desde el día uno de su mandato, Biden envió su proyecto de reforma migratoria que daría múltiples beneficios a inmigrantes indocumentados, incluida una vía a la ciudadanía. Sin embargo, tras meses y meses de negociaciones en el Congreso, no sé ha logrado.

Sin vía a la ciudadanía

Tras las negociaciones, los legisladores fracasaron en abrir una vía a la ciudadanía y se han quedado únicamente, para resumir, con un perdón a la deportación y una Autorización de Empleo con un período de máximo 10 años, incluida en el llamado Plan C.

Solo la Cámara de Representantes consiguió incluir esta reforma migratoria sin camino a la naturalización, pero poco valió su logro, pues la parlamentaria del Senado rechazo todos los intentos de los senadores demócratas, el Plan A y B, que tenían la vía a la ciudadanía, y el Plan C.

Desde que la parlamentaria Elizabeth MacDonough rechazó el Plan C, las conversaciones sobre la reforma migratoria se han detenido. Mientras tanto, el Congreso se ha enfocado en otros asuntos pendientes, tampoco muy fructíferos, como el proyecto de ley para proteger el derecho al voto, el cual fracaso debido a dos senadores demócratas, Joe Manchin y Kirsten Sinema. Manchin también es el principal obstáculo en la aprobación de la agenda Build Back Better, pese a que ya se ha eliminado la reforma migratoria.

Más Noticias

- Advertisement -