Adele pospone residencia en Las Vegas por pandemia

Adele residencia Las Vegas
Adele canta en la ceremonia de los Premios Brit en el 02 Arena de Londres el 24 de febrero de 2016. Adele pospuso una residencia de 24 fechas en Las Vegas horas antes de que comenzara, citando retrasos de entregas y casos de coronavirus en su equipo. La estrella británica dijo que estaba “destrozada” y prometió reprogramar los conciertos. (Photo by Joel Ryan/Invision/AP, Archivo)

Adele pospuso una residencia de 24 fechas en Las Vegas horas antes de que comenzara, citando retrasos de entregas y casos de coronavirus en su equipo.

La estrella británica dijo que estaba “destrozada” y prometió reprogramar los conciertos.

En un mensaje de video publicado en sus redes sociales, Adele dijo entre lágrimas: “Lo siento mucho, pero mi espectáculo no está listo”.

No te pierdas: La dieta con la que Adele perdió 68 kilos

Adele, afectada por la pandemia

“Hemos intentado absolutamente todo lo que hemos podido para lograrlo a tiempo y para que sea lo suficientemente bueno para ustedes, pero los retrasos en las entregas y el COVID nos han destrozado por completo”, expresó, y agregó: “La mitad de mi equipo está inactivo» con el virus.

Adele tenía previstos 24 presentaciones en el Hotel Caesars Palace a partir del viernes tras el lanzamiento de su cuarto álbum, “30”.

En un tuit, el Caesars Palace dijo que entendía la decepción de los fanáticos, pero señaló que “crear un espectáculo de esta magnitud es increíblemente complejo. Apoyamos totalmente a Adele y confiamos en que el espectáculo que presente en el Colosseum del Caesars Palace será extraordinario”.

Adele va más allá del desamor en su poderoso “30”

Tras pasar por un divorcio, podría esperarse que Adele escribiera un álbum de baladas desgarradoras. Pero esperar un espectro de emociones reducido en “30” sería injusto con la cantante ganadora del Grammy.

Como una de las más grandes voces de nuestro tiempo, no es de extrañar que algunos de los momentos brillantes de Adele en el álbum estén en canciones suficientemente sencillas como para que la fuerza de su voz se destaque por sí misma. Lo que quizá es más sorprendente es la delicia de las canciones que se apartan de su estilo habitual.

La primera canción del disco es diferente a todo lo que Adele haya escrito antes. “Strangers By Nature” lleva al oyente a una película en blanco y negro de la época de Audrey Hepburn — juguetona y por momentos siniestra. El álbum tiene un comienzo y un fin teatral que llega con “Love Is a Game”, que también imita algunos de esos tonos dramáticos. Es una conclusión triunfal con armonías en el coro que hacen un guiño a bandas de los años 60 como The Supremes

Entre ambas hay canciones de desamor y también de amor, para su hijo, para nuevos amores (o al menos aquellos a quienes le gustaría intentar amar) y para ella misma.

- Advertisement -