lunes, julio 4, 2022

“Todos van a morir”: Niños sobrevivientes relatan masacre en escuela primaria de Uvalde

Eran alrededor de las 11:30 a.m. cuando Salvador Ramos, de 18 años, chocó la camioneta de su abuela, a quien había disparado previamente en el rostro, y entró a la Escuela Primaria Robb en Uvalde, donde entró sin ningún obstáculo y luego llegó a un salón de cuarto grado para disparar a los infantes tomando clase, además de a dos maestras. 

El saldo de muertes fue de 19 niños y dos maestras, lo que lo hace uno de los tiroteos escolares más letales en la historia de Estados Unidos

Afortunadamente, no todos cayeron víctimas letales de la embestida criminal del joven de sólo 18 años. 

Después de tres días del siniestro, niños sobrevivientes a la matanza cuentan su versión desde el interior de la escuela, donde el agresor estuvo por más de una hora antes de que la Policía entrará a enfrentar al pistolero mientras padres y transeúntes les urgían a entrar o lo harían ellos. 

Miah Carrillo, 11 años

Miah Carrillo, estudiante de cuarto grado de once años, dijo a CNN que su clase estaba viendo la película Lilo y Stitch cuando el atacante entró el martes a la escuela de Uvalde, Texas. 

La niña de once años dijo que el agresor vio a una de las maestras en los ojos y dijo “Buenas noches” antes de disparle. 

Carrillo contó su historia a CNN fuera de las cámaras por su propia decisión, según informa NBC News.  

CNN reportó que Miah fue herida con fragmentos de bala. 

Después de los balazos en su salón de clases, el agresor fue al salón contiguo, donde volvió a abrir fuego. Dijo que escuchó “música triste”, y cree que el tirador la puso. 

Carrillo contó que la música tenía un estilo de “quiero que la gente muera”. 

Miah dijo que cuando el tirador se fue al otro salón, ella se puso sangre de una amiga en su cuerpo para parecer que estaba muerta. Agregó que también tomaron el teléfono de su maestra para llamar al 911. 

Samuel Salinas, 10 años

Otro sobreviviente, Samuel Salinas, de diez años, estaba en el salón de la maestra Irma García, víctima letal cuyo esposo murió el pasado jueves (dos días después del tiroteo) mientras preparaba el funeral de quien fue su esposa por 24 años. 

Salinas contó a Good Morning America de ABC que era “un día normal hasta que mi maestra dijo que estábamos en confinamiento estricto” y después hubo “disparos en las ventanas”. 

El niño de 10 años recordó que el agresor entró al salón, le disparó a su maestra y después dijo: “Todos van a morir”, y empezó a disparar. 

Samuel dijo que logró sobrevivir al hacerse el muerto después de que un fragmento de bala le pegara en la pierna después de rebotar en una silla que estaba en medio de él y el tirador. 

“Creo que me apuntó a mí”, dijo Samuel Salinas, “me hice el muerto para que no me disparara”. 

Finalmente, agentes policíacos entraron y dispararon al atacante. Después lo niños fueron evacuados. En ese momento, Salinas dijo que vio los cuerpos de su maestra y otros estudiantes. “Había sangre en el suelo”.  

“Y había niños… llenos de sangre”, según recoge NBC News. 

Más Noticias

- Advertisment -

Conéctate

1,141,948FansMe gusta
35,198SeguidoresSeguir
1,270,000SuscriptoresSuscribirte
- Advertisment -