lunes, julio 4, 2022

¿Se aproxima una recesión? Aquí lo que tienes que saber

Los temores de una recesión en este año se vuelven cada vez más cercanos. La inflación llegó a un máximo histórico en 40 años mientras los precios al consumidor y al productor continúan en aumento, afectando la economía de millones de estadounidenses.  

Economistas, medios masivos de comunicación y el Gobierno federal están en un vaivén sobre el carácter ya sea evitable o inevitable de la recesión en este año. Pero primero, veamos qué es la recesión económica. 

¿Qué es la recesión? 

El término es definido frecuentemente como dos cuartos de año consecutivos de crecimiento negativo del Producto Interno Bruto; no obstante, tal definición no es exacta.  

El Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por siglas en inglés) del Comité que Fecha Ciclos de Negocios (National Bureau of Economic Research’s Businnes Cycle Dating Committee) define una recesión como “un declive significativo en la actividad económica que se extiende a través de la economía y que dura más de pocos meses”. 

Los criterios que toman para decidir si hay una recesión son, según Bloomberg, profundidad, difusión y duración. Para hallar datos de estos criterios, el buró considera factores como empleo, inflación ajustada al gasto, producción industrial y el ingreso. 

Con esta definición, uno puede trasladar estos factores a nuestro entorno económico; por ejemplo, la inflación llegó a su nivel más alto en 40 años con un incremento a los precios al consumidor de 8.6% en mayo con respecto mismo mes del año anterior; la producción y manufactura cayó levemente en mayo, pero lo peor es que indicadores para el futuro apuntan abajo; por otra parte, (y es la buena noticia) el empleo se ha mantenido sólido en las últimas semanas. Según cifras citadas por John Cassidy de The New Yorker, de marzo a mayo la economía ha agregado más de 400,000 empleos por mes, lo cual, dice “es un paso muy saludable en la creación de empleos”. 

Posible recesión en Estados Unidos 

Múltiples medios y economistas han dado su opinión basada en estadísticas y en el termómetro económico de Estados Unidos, pero básicamente se dividen en tres bandos: quienes dicen que la recesión es inevitable, que sí es evitable y que, en caso de que ocurra, será modesta. 

Por una parte, el célebre economista Nouriel Roubini, quien es apodado Dr. Doom (Dr. Calamidad, Perdición) por haber alertado de la crisis financiera del 2008, predijo que una recesión comenzaría antes del término del 2022. Mientras tanto, el Gobierno del presidente Joe Biden se ha puesto del lado de los optimistas, pero sin dejar de reconocer que la inflación está a niveles muy altos.  

Biden dijo el lunes que “no hay nada de inevitable sobre una recesión”, lo cual fue un reflejo de las palabras de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, que dijo que “no cree que una recesión sea completamente inevitable”. Pero señaló que “claramente, la inflación es inaceptablemente alta”. 

En el bando pesimista se encuentra el expresidente de la Reserva Federal de Nueva York, Bill Dudley, dijo en una columna para Bloomberg, que “una recesión es inevitable dentro de los próximos doce a 18 meses”. 

Incertidumbre

Esta diferencia entre optimistas y pesimistas sobre la posible recesión (la descripción de posible parece ser la más apropiada en este escenario) crea una incertidumbre para los consumidores, pues su gasto es una parte altamente importante de la salud economía, ya que el gasto del consumidor cuenta por más de dos tercios del Producto Interno Bruto.  

Esta incertidumbre sobre la posibilidad de una recesión afecta indudablemente sobre los consumidores, que pueden tener un sentimiento de seguridad sobre su economía o más bien la falta de ésta y preferir ahorrar, lo cual pondría, al igual que en la pandemia por COVID-19, un estancamiento en la economía. 

Más Noticias

- Advertisment -

Conéctate

1,141,948FansMe gusta
35,198SeguidoresSeguir
1,270,000SuscriptoresSuscribirte
- Advertisment -